mapeo suelos aGrae
La radiografía del suelo para gestionar la variabilidad del viñedo
20 noviembre, 2017
El futuro sostenible de los fertilizantes minerales
10 septiembre, 2018

Mapear el suelo a través de conductividad eléctrica aparente

Mapeo de suelos VERIS

Mapeo de suelos VERIS

Al igual que un médico necesita una radiografía de su paciente para conocer que va mal, un profesional del campo necesita una “radiografía del suelo” para saber cómo tiene que intervenir para tener una producción optimizada.

Lo común es preguntarse para que sirve un mapa de suelo, qué implicaciones tiene en la toma de decisiones de los profesionales del campo. Pues aquí os presentamos tres preguntas que seguramente se hayan hecho, pero que no hayan tenido una respuesta argumentada:

  1. ¿Dónde y cuántas las muestras de suelo tomo en mi parcela?
  2. ¿Dónde coloco las sondas de humedad de suelo?
  3. No es igual la producción en toda la parcela. ¿Por qué? ¿Cómo puedo saberlo, es decir cómo puedo segmentar la parcela?

Esta radiografía en forma de mapa es posible, incluso a dos profundidades, a través de la conductividad eléctrica aparente de forma continua.

Por ello antes de dar una respuesta particular a estas preguntas, vamos a introducir la tecnología que se usa para obtener esta “radiografía del suelo”.

El mapeo extensivo de suelos se realiza mediante un equipo de medida de conductividad eléctrica aparente del suelo en modo continuo. Se trata en este caso del equipo Q2800 del fabricante norteamericano Veris Technologies (Figura 1), que frente a otras opciones, es de un tamaño y peso reducidos por lo que puede arrastrase con un quad y maniobrar entre viñedos y árboles frutales, además de otros tipos de cultivos. El equipo dispone de tres pares de discos, uno activo o de emisión y dos de medida, que se clavan y ruedan por el suelo a una profundidad de entre 2 y 5 cm. La distancia entre los discos activos y los discos receptores determina la profundidad a la que se mide la conductividad eléctrica, ya que la corriente emitida por los discos activos tiene que crear un arco de mayor tamaño a medida que viaja a discos más separados. Con la configuración normal del equipo, la medida conductividad se realiza a 36 cm de profundidad, entre los discos activos y los interiores, y a 90 cm de profundidad utilizando los discos exteriores. Según las necesidades del estudio, los brazos que soportan los discos exteriores se pueden recoger, con lo que se obtiene únicamente la medida a 36 cm.

El proceso de mapeo de una parcela consiste en hacer pasadas consecutivas, generalmente paralelas, a lo largo de la zona de estudio, además de una pasada perimetral para mejorar la creación de mapas posterior. En el caso de cultivos como viñedos o frutales, las pasadas se realizan entre las calles con una separación de entre 10 y 15 m dependiendo del ancho de calle y de las necesidades de medida. Para cultivos sin calles delimitadas, la ruta a seguir se determina mediante navegación GPS incorporada en los equipos de medida, con el objetivo de conseguir recorridos uniformes. No obstante, no es necesario un recorrido demasiado preciso para conseguir unos mapas de calidad en la fase posterior, con lo que las irregularidades del terreno o los obstáculos no son determinantes para el proceso. A efectos prácticos, la velocidad de muestreo está en torno a las 5-7 ha/h, aunque puede oscilar en ambos sentidos dependiendo de las condiciones de trabajo concretas.

Durante la realización del muestreo se visualizan los datos capturados, por lo que se puede evitar o corregir fallos de mapeo, por ejemplo, realizando pasadas adicionales en aquellas zonas con una variabilidad mayor para obtener una resolución superior. El resultado final del muestreo son dos capas de puntos de conductividad georreferenciados, correspondientes a las profundidades de 36 y 90 cm.

Con esta información se obtienen dos mapas del suelo, a 36 cm (Figura 2) y a 90 cm (Figura 3), información que nos sirve para definir qué zonas de los suelos son iguales a nivel de monitorización o de manejo, es decir obtenemos una segmentación de la parcela en función del suelo (Figura 4).

Posteriormente, teniendo en cuenta los segmentos a estas dos profundidades se definen puntos de muestreo de suelo de forma que podamos caracterizar física-químicamente cada segmento. Esto supone frente a un muestreo convencional en cuadrícula o aleatorio, un ahorro en el número de muestras de suelo y una mejora de la representatividad de las mismas, ya que solo caracterizamos aquellos segmentos que son diferentes. Es decir este método consigue una mejor representatividad de los suelos estudiados, así como una notable reducción de los puntos de muestreo con el consiguiente ahorro económico. Estos puntos de muestreo son fijos en el tiempo.

Mapeo de suelo aGrae

Figura 1. Equipo de medida de conductividad eléctrica del suelo en modo continuo. Veris Q2800.

Figura 2. Mapa de conductividad eléctrica aparente a 36 cm de profundidad

Figura 3. Mapa de conductividad eléctrica aparente a 90 cm de profundidad

Figura 4. Mapa de tipos de suelo

Ahora bien, podemos responder las preguntas que antes se formularon:

  1. ¿Dónde y cuantas las muestras de suelo tomo en mi parcela?

Con el mapeo de suelos a través de la conductividad eléctrica aparente, obtenemos una segmentación de la parcela, incluso a dos profundidades. Estableciendo para cada segmento una toma de muestra de suelo, consiguiendo así respecto a los procedimientos tradicionales, reducir el número de muestras y el coste, además de obtener una perfecta representatividad del suelo de la parcela en forma de diferentes mapas.

  1. ¿Dónde coloco las sondas de humedad de suelo?

De los segmentos de suelo obtenidos, habrá uno que dadas sus características físicas; textura principalmente, sea el más limitante en las estrategias de riego en el conjunto de la parcela. Es ahí, en ese segmento donde al menos colocaremos una sonda y la información de esta la correlacionaremos para los demás segmentos. Obteniendo así en toda la parcela una eficiente monitorización del nivel hídrico del cultivo.  

  1. No es igual la producción en toda la parcela. ¿Por qué? ¿Cómo puedo saberlo, es decir segmentar la parcela?

Los segmentos del suelo obtenidos con la tecnología de mapeo descrita, nos permiten evaluar apoyándonos en datos agroclimáticos la respuesta del cultivo a las condiciones fijas del suelo y las condiciones cambiantes del clima. Cada segmento deberá manejarse de una forma diferente con el objetivo de tener una producción homogénea y tomar decisiones que atiendan a la mejora de la rentabilidad del cultivo.

A TENER EN CUENTA.

LOS DIFERENTES EQUIPOS DE MAPEO

A forma de reseña, existen otros equipos de mapeo de suelo, pero en todos hay que atender a las condiciones del suelo. Los equipos como el nuestro, Veris Q2800, el suelo debe presentar una humedad adecuada, mayor del 11-15% para que los datos buenos, ya que lo importante es que los discos/sondas tengan buen contacto con el suelo. Por esta razón este equipo es mas versátil también con el hecho que haya cubierta vegetal, el disco debe clavar en el suelo.
Otros equipos que trabajan a través de electro-magnetismo en cambio, la humedad debe ser baja, tendiendo a que el suelo esté seco, libre de vegetación y lejos de tendidos eléctricos y/o torres de telefonía, ya que alteran la medida.

Es decir con cada equipo hay que atender al estado del suelo, ya que un mapa de suelo es fijo, el suelo no cambia. 

2 Comentarios

  1. Juan Laguzzi dice:

    Buen dia, sabes de alguien que preste el servicio de este tipo de mapeos?
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *